Los Planetas y Los Signos

Los Planetas y Los Signos

Los Planetas y Los Signos

Las características de los planetas y sus influencias son interpretadas según las posiciones que éstos ocupan en los Signos Zodiacales y están ligadas a la naturaleza específica de los mismos. Al confrontar la naturaleza de los planetas con la de los signos, se observan concordancias y disonancias que la Astrología ha denominado (dignidades planetarias). Esto significa que, cuando los planetas ocupan signos con los que están en armonía, sus influencias se acrecientan positivamente; por el contrario, cuando ocupan signos de naturaleza distinta o contraria a la propia, sus influencias disminuyen o se vician. Por lo tanto, al planeta colocado en el signo más afín a sus atributos se le denomina «señor» o «regente» del signo; es decir, que gobierna el signo y está «domiciliado»; mientras que, si se encuentra en el signo diametralmente opuesto, se dice que está en «exilio» y, en este caso, su fuerza estará en disonancia y atenuada. Además del Domicilio y del Exilio hay otros Signos Zodiacales en los cuales las cualidades de los planetas aumentan considerablemente en fuerza y armonizan con las del signo hospitante en una comunión ideal. Se dice entonces que estos planetas están «exaltados». El signo diametralmente opuesto a aquel en el que el planeta está exaltado se convierte en el de su «caída». En estas condiciones, las influencias del planeta están reducidas y modificadas incluso negativamente.

Mientras el Sol y la Luna tienen un solo domicilio en Leo y en Cáncer respectivamente, los demás planetas tienen dos, uno diurno y otro nocturno.

Esta posición es particularmente importante para la interpretación. En el domicilio nocturno la influencia de los planetas se manifiesta sobre la personalidad y el comportamiento, mientras que en el domicilio diurno se manifiesta sobre la vida práctica.
Naturalmente los planetas pueden encontrarse también en signos distintos a los de sus domicilios, exilios, exaltación y caída. En este caso son llamados peregrinos y sus influencias están mezcladas con la de los signos hospitantes sin ninguna relevancia especial.

Recepción mutua. Se dice que dos planetas están en «recepción mutua» cuando ocupan signos gobernados recíprocamente. Ejemplo: si Júpiter está en Aries (tradicionalmente gobernado por Marte) y Marte en Piscis (tradicionalmente gobernado por Júpiter) los dos planetas están en recepción mutua y se refuerzan uno a otro en beneficio del sujeto, aumentando los eventuales efectos positivos o reduciendo los negativos.

Planetas retrógrados. El movimiento aparente de los planetas alrededor de la Tierra produce a veces la sensación de que recorren un trecho de la órbita en sentido inverso. En este caso los planetas se llaman «retrógrados» o «en retroceso». En las efemérides detalladas el inicio de este movimiento está indicado con una R, y su fin, cuando retorna a la velocidad directa, con una D. Los efectos de los planetas retrógrados pueden causar impedimentos o por lo menos tendrán limitados sus efectos positivos.

Naturalmente los matices y el valor de estas posiciones dependerán de la preparación, habilidad e intuición de quien analice el tema de su Carta Natal.

, ,